¿Qué es el Capitalismo?



El Capitalismo es, ciertamente, un ideal desconocido. La mayoría lo confunde con el Mercantilismo –el sistema del Estado Paternalista o Benefactor – donde el gobierno de turno concede privilegios, proteccionismo y subsidios a las empresas de los amigos de, o de las facciones que interesan a, los políticos en el poder. También hay quienes creen que es el sistema de la explotación de los pobres por los ricos –el sistema del Estado Feudal –donde los siervos son súbditos que están sujetos a la voluntad del poderoso señor feudal. Tanto el Estado Paternalista o Mercantilismo como el Estado Feudal funcionan en base a privilegios –instituciones que benefician a un grupo de individuos a expensas del bienestar del resto de la población. El Socialismo se fundamenta en la misma concepción, sólo que pretende revertir los privilegios para beneficiar a los proletarios perjudicando a los burgueses. De ahí su noción del conflicto y lucha de clases. Confundir al Capitalismo con estos sistemas es un grave error, que impide ver la posibilidad de una tercera opción, sin privilegios de ningún tipo. Nada es más alejado de la verdad que estas mal interpretaciones de lo que es el Capitalismo. El Capitalismo es otra cosa totalmente.

”’El Capitalismo es un sistema social que se fundamenta en el reconocimiento de los derechos individuales de las personas.”’ Los derechos individuales son principios morales, meta-legales, que indican la conducta correcta, justa y necesaria entre individuos para que puedan vivir como humanos en un contexto social. Relaciones justas son aquellas que son mutuamente ventajosas para los involucrados, aquellas en donde ninguno daña al otro. Los derechos individuales proscriben el uso de la fuerza en las relaciones humanas. Son una autorización moral para hacer y facultan al individuo para exigir a los demás, respeto a su libertad para poder hacer lo que legítimamente conduce a los fines de su vida.

Los derechos individuales, son conceptos objetivos que reconocen que el hombre para sobrevivir debe usar su mente para identificar la realidad, para evaluarla y así actuar de acuerdo a su mejor juicio, y por tanto la interrelación correcta entre hombres establece la confirmación de la libertad del individuo de actuar para buscar sus propios fines según su mejor juicio y voluntad, y la imposición de una única obligación: abstenerse de violar los derechos de otro individuo, o sea, abstenerse de impedir a otro la libertad de hacer lo mismo.

Los derechos son principios morales que protegen a cada individuo en su relación con otros. Son el medio para subordinar la sociedad a las normas morales. Son principios que sirven de base para la asociación al garantizar a cada individuo el poder actuar moralmente, es decir, racionalmente, para buscar su beneficio propio de acuerdo a su mejor juicio. Básicamente son el principio de respeto a la libertad de acción del individuo.
Los derechos individuales son la condición moral para la asociación entre hombres libres, para que puedan convivir en concordia. Son el prerrequisito para la cooperación social. Decir que uno tiene derecho a la vida, a la libertad y a la propiedad equivale a decir: tú respeta mi vida, mi libertad y mi propiedad y así yo respetaré tu vida, tu libertad y tu propiedad. Si no lo haces, nuestra relación será de guerra y no de concordia. Si quieres que convivamos en paz y armonía, establezcamos ciertos principios de conducta recta: tú me respetas y yo te respeto igual.

La implementación del derecho a la vida es el derecho de propiedad, pues cada hombre debe sustentar su vida, y si no tiene derecho al producto de su esfuerzo, no tendrá los medios para sostenerla. Por eso, si un hombre no puede disponer cómo y con quien intercambiar su producto, no tiene el derecho a la libertad. El derecho de propiedad es el derecho de producir, lucrar, ganar, conservar, usar y disponer con toda libertad de los propios bienes.

El mercado libre, ”laissez faire”, que es la implementación de los derechos de libertad y de propiedad, es el proceso por el cual, por medio de la división del trabajo y del comercio, cada quien actúa según le aconseja su propio interés, ajustando sus propias acciones con las de los otros miembros de la sociedad a los requerimientos de la cooperación mutua, satisfaciendo así las necesidades de los otros al satisfacer las propias.

El Capitalismo es un sistema benevolente, pues proviene del principio moral de que el hombre, el individuo, no es un objeto sacrificable, sino que es un ente de valor supremo en sí mismo; cuya propia vida es un valor; que es libre e independiente; que existe para su propio fin y no como un objeto o medio o instrumento para los fines de otros; y que nadie tiene el derecho a sacrificar a nadie. Se fundamenta en el principio de intercambios pacíficos y voluntarios, proscribiendo la iniciación de la fuerza.

El Capitalismo al basarse en el principio de los derechos del individuo, por ser una extensión de la moralidad en un sistema social, impone una constricción legal al uso del poder del gobierno: éste debe abstenerse de violar los derechos de los ciudadanos. Los derechos individuales sirven como protección del individuo contra el uso de la fuerza arbitraria de la mayoría al subordinar el poder al derecho, a lo que es moralmente correcto, justo. El gobierno se instituye con el único propósito de asegurar los derechos de los ciudadanos, protegiéndolos de los criminales, y la Constitución se escribe para proteger al ciudadano del gobierno. Se declara explícitamente de esta manera que los derechos individuales reemplazan cualquier poder social o público.

La falacia empirista –que afirma que no hay ninguna sociedad capitalista –consiste en equivocar el “deber ser” con “el ser”. El Capitalismo, como sistema social o político, se deriva de un sistema ético. Un sistema ético es un código de valores para guiar las elecciones y acciones del ser humano, aquellas que determinan el propósito y el curso de su vida. Un sistema político es un código de valores para guiar las elecciones y acciones del ser humano en un contexto social. En el Capitalismo, la conexión entre el código moral individual y el sistema legal social son los derechos individuales. Entonces, el Capitalismo es un código de valores para las relaciones sociales, es un “debe ser”.

Los países que se acercan más al ideal Capitalista, es decir, en donde se respetan los derechos, especialmente el derecho de propiedad, son aquellos que gozan del más alto nivel de vida, pues el Capitalismo es el mejor invento del hombre para producir riqueza. Los avances tecnológicos, el desarrollo industrial, los índices de bienestar y desarrollo humano, los servicios disponibles y crecimiento poblacional, de los que ha sido testigo la humanidad desde finales del siglo XVIII, son el resultado de la aplicación de muchos de los fundamentos del Capitalismo.

”Warren Orbaugh”